Rehabilitación de piscinas

Tu piscina como nueva

Consigue ya la rehabilitación de tu piscina

Bonmar Piscinas dipone de un departamento especializado en rehabilitación de cualquier tipo de piscinas. A lo largo de los años las piscinas se van deteriorando y todas necesitan algún tipo de reparación, aparecen grietas en el vaso de la piscina, los tubos y los materiales empotrados se deterioran por el desgasto de los productos y los rayos solares y cristaleras se desgastan y caen, etc.

Previo estudio, aportamos las soluciones adecuadas a cada cliente. Lo primero que hacemos si una piscina pierde agua es buscar la fuga con una máquina especial de gran precisión. Una vez sabemos por dónde pierde la piscina se procede al cambio de tubos y empotrables necesarios para eliminar la fuga.

Estrena piscina en dos días

Si la pérdida viene dada por el vaso de la piscina, Bonmar Piscinas asegura la estanqueidad instalando lámina armada a todo el vaso. La lámina armada es un PVC armado de 1,50 de grosor, sellado con tres capas de barniz acrílico que asegura la máxima protección delante de las manchas, rayos ultravioletas y productos químicos. Además, incorpora un acabado totalmente innocuo bactericida y fungicida.

Instalando lámina armada garantizamos la estanqueidad durante 10 años y dispone de tres años de grantía contra manchas.

Es la solución más rápida para eliminar las fugas

Es la solución más rápida existente si necesitamos eliminar las fugas del vaso de la piscina y estrenar piscina de nuevo. Pide presupuesto y el nuestro departamento comercial te lo hará sin compromiso.

Contacta con nosotros

Las rehabilitaciones de Piscinas Bonmar ofrecen el triple de estanqueidad

Estructura de acero u hormigón, acabado de lámina o gresite y sistema Hydroline patentado.

Estructura de acero u hormigón

La primera capa de estanqueidad de Piscinas Bonmar está formada, en el caso de la estructura de acero de alto rendimiento, con sellado entre uniones de paneles, y entre paneles y solera de hormigón, por mediación de una junta de EPDM, caucho utilizado en automoción para el sellado de puertas, cristales, piscinas, etc…

En el caso de la estructura de hormigón, la estanqueidad se consigue por el sistema llamado de capilaridad para piscinas, es decir, el agua penetra en el hormigón entre 6 y 8 centímetros máximo. A partir de aquí, es totalmente estancado.

Acabado de lámina o gresite

De lámina de 1,2 mm con acabado gresite (Sistema Hydroline Bonmar patentado) o de lámina de 1,5 mm como acabado final de tu piscina (sistema clásico).

Sobre la estructura, se instalará una lámina de PVC flexible de un espesor de 1,2 mm en el caso de acabado gresite, y de 1,5 mm lámina armada en el caso de acabado final. Los dos tipos de lámina se adherirán por completo en la pared y el suelo de la piscina por mediación del adhesivo de contacto y unida entre sí por soldadura térmica de fusión. Esta es la segunda capa de estanqueidad.

Sistema Hydroline patentado

Tercera y última capa de estanqueidad, se compone de una película de adhesivo de alta resistencia de 1000 micras, proyectado sobre la lámina de PVC con pistola a presión, sobre la cual instalaremos a continuación un revestimiento vítreo o gresite de tu piscina.